Las Plazas de Roma

Las plazas son un atractivo que valen por si mismas una visita a Roma.  Lugares de encuentro para locales y turistas a lo largo de los años, las piazzas romanas forman parte de la cultura de la ciudad.

Piazza Navona

Esta plaza contruída en un estilo barroco, en un gran rectángulo con un piso de adoquines es posiblemente la más bella de la ciudad. Rodeada de edificios
elegantes y esculturas se aprecia mejor cunado cae el sol, debido a su gran iluminación. Ubicada en el barrio de Parione, sus tres fuentes están
estratégicamente situadas: dos en los extremos y en el centro la más espectacular: la Fuente de los Cuatro Rios, contruída en honor al Nilo, el
Ganges, el Danubio y el Río de la Plata.

La rodean cafés y restaurantes con mesas al borde de la calle. Durante la temporada de Navidad la Piazza Navona se
llena de muchos colores con un mercado en donde se  se venden  dulces, artesanías, figuritas para el pesebre, peluches, globos y algodón de azúcar. El
mercado típico de navidad de la Plaza Navona invade la plaza hasta que el descenso de la“efana (la bruja) en la noche entre el 5 y 6 de enero.

Webcam Plaza Novona

https://www.skylinewebcams.com/es/webcam/italia/lazio/roma/piazza-navona.html

Piazza del Popolo

Muy cerca de Piaza Spagna en el barrio de Campo Marzio, se encuentra la Piazza del Popolo, un centro de encuentro para los Romanos. Esta formada por dos
semicírculos y un piso que desciende hacia el centro, donde se encuentra el obelisco egipcio Flaminio. Desde ahí nacen las tres vías principales de Roma: Via del Corso, Via del Bambuino y Vía di Ripetta.  Si se suba por una de las escaleras de los extremos hay puntos panorámicos para tener una espectacular vista de Roma.

 

Piazza di Spagna

Muy reconocida por su gran escalera de 135 peldaños siempre llena de turistas tomando fotografías. Esta plaza también funciona como punto de reunión tanto para turistas como para locales.  La Piazza di Spagna tienda otra de las hermosas fuentes de la ciudad, se trata de la Fontana della Barcaccia, esculpida
por Pietro Bernini.

El nombre esta dado por la cercanía al Palacio España, sede de la embajada ante el Vaticano desde nada menos que 1647. Entre los edificios que la rodean,
de destacan la Iglesia de Trinitá dei Monte.

En uno de sus extremos comienza la Via Condotti, donde se ubican las casas de alta costura de Roma y algunos cafés emblemáticos como el Caffé Greco, fundado en 1760.

Piazza Campo dei Fiori

Muy cerca de la Piaza Novona, Campo dei Fiori es famosa por su mercado, en funcionamiento sin interrupciones desde 1869. Este mercado esta disponible de
lunes a sábados desde muy temprano y hasta las tres de la tarde. Una vez que los puesteros del mercado abandonan la plaza, comienza a llenarse de locales y
turistas  atraídos por numerosos cafés y restaurantes un poco más económicos que los de Piazza Novona por ejemplo.

Campo di Fiori tiene otra de las obras más famosas de Roma, se trata de la estatua de Giordano Bruno, que recuerdo el sitio donde fue quemado vivo en 1600 este atrónomo acusado de hereje.

Piazza Venecia

La Plaza Venecia se encuentra ubicada dentro del barrio conocido como Pigna, junto al  Palacio Venezia, del cual toma el nombre. Tiene su aspecto actual gracias a una remodelación. Hoy en día se encuentra aquí la sepultura de Soldado Desconocido,  hecha en honor a todos los soldados fallecidos y no identificados durante la I Guerra Mundial.

Hace unos años fueron encontrados bajo la Plaza Venecia, los restos arqueológicos de lo que un día fue el Athenaeum del emperador
Adriano.

En el centro de la misma se encuentra el monumento a Vittorio Emanuele II, una obra que llevó a la renovación de toda la zona adyacente, la demolición de casas, palacios e iglesias vinculadas a las tradiciones de Roma: la plaza, de fuerte y hermosa, pasó a ser grande y monumental.

Hoy en día se encuentra aquí la sepultura de “Soldado Desconocido”,  hecha en honor a todos los soldados fallecidos y no identificados durante la I
Guerra Mundial
.

Piazza del Campidoglio

El Capitolio  era la colina sagrada de la Antigua Roma, donde se levantaba el gran templo de Júpiter. Del Capitolio partían todas las vías consulares que recorrían el imperio, y al Capitolio
llegaban en su desfile triunfal los ejércitos victoriosos en agradecimiento al padre de los dioses.

A lo largo de la Edad Media, con los templos paganos en ruinas, la colina pasó a ser el centro del gobierno municipal, especialmente con la
construcción en el siglo XII del Palacio Senatorio, sede del Ayuntamiento hasta nuestros días. El Capitolio se convirtió en símbolo de un poder autónomo e
independiente del Papa, señor de la ciudad en aquellos tiempos. Y más de una vez hubo entre ellos enfrentamientos violentos.

El diseño actual de la plaza, con los tres palacios delimitando un espacio lleno de armonía, es obra de Miguel Ángel. Es la única plaza renacentista
que queda en Roma, y sigue teniendo un fuerte significado como alma de la colectividad: es la plaza representativa de Roma por antonomasia y sigue siendo,
como en la Antigüedad, el km. 0 de todas las carreteras.