Circo Máximo de Roma

El Circo era destinado a la carrera de carros  y considerado además lugar de reunión para los espectáculos populares, el Circo Máximo se puede considerar uno de los edificios mas grandes de todo los tiempos dedicado a los espectáculos.

Historia

En plena edad Imperial el máximo de su extensión aproximadamente fue de 600 metros de largo por 200 metros de ancho y podía recibir 300,000 espectadores.

La última completa reconstrucción fue obra del emperador Trajano al inicio del siglo II d.C., luego fue ampliado por Caracalla y restaurado por Constantino y a fines  Costanzo II, en el 357 lo hizo adornar con un obelisco egipciano gigante (del faraón Thutmosis III) que se aumentaba al otro ya existente  (de Ramsete II) que había sido colocado por Augusto al centro de la llamada spina, esta dividía la arena en dos partes  y donde alrededor de esta giraban los carros cumpliendo los siete giros que normalmente eran previstas  para las carreras.

Uso

El uso del Circo Máximo duró mucho tiempo, no obstante las prohibiciones y de los advertimientos de la Iglesia (la base que sostenía las gradas eran el refugio de gente deshonesta), fueron organizados competencias en el siglo V d.C. y el último espectáculo fue por deseo del rey de los Goti, Totila en el 549.

Luego fue abandonado, lentamente fue expoliada del mármol y finalmente enterrada.
Se conserva muy poco del Circo Máximo con excepción de la pista de carreras hoy cubierta de hierba.

Recomendación

Conviene estudiar la historía del Circo Máximo y ver algunas recreaciones para lograr imaginar como era en su e’época ya que tan sólo se puede observar la enorme explanada que conserva la forma que tuvo en su día el recinto.

Localización

Via del Circo Massimo.

Transporte

Metro: Circo Massimo, línea B.