Basílica de San Pietro in Vincoli

La basílica de San Pietro in Vincoli es una de las más antiguas de la ciudad y eso es decir mucho para una ciudad como Roma.

Se encuentra ubicada en en la zona más alta del Monte Esquilino, en el actual rione.

Fue construida para albergar las cadenas de san Pedro en la década del 440 con el patrocinio de Licinia Eudossia, hija de emperador Teodosio II de Oriente y esposa del emperador Valentiniano III de Occidente.

Historia

La iglesia fue fundada en el siglo V por la emperatriz Eudoxia, para custodiar dignamente una preciosa reliquia: la cadena ató el cuerpo de San Pedro, prisionero en Jerusalén.

El edificio fue reconstruido en el siglo VIII; se realizaron otras intervenciones en el siglo XVI (la fachada y el pórtico) y en el siglo XVIII (el interior).

La reliquia no cambió nunca de lugar; aún hoy se conserva debajo del altar mayor y se expone a los fieles el 1 de agosto de cada año.

Sin embargo, no es la cadena de San Pedro lo que ha dado notoriedad a esta iglesia. Desde 1545, en el transepto de la derecha, se puede admirar una de las obras maestras del arte del siglo XVI, el Moisés de Miguel Ángel.

En el interior

La Basílica de San Pietro in Vincoli es un templo diferente a los demás por su sencillez y su escasa decoración. Bajo el Altar Mayor se encuentra el relicario en el que se guardan las cadenas de San Pedro, el elemento más importante de la iglesia.

Otro de los principales atractivos de la basílica es el mausoleo del Papa Julio II, compuesto por una impresionante estatua de Moisés realizada por Miguel Ángel entre los años 1505 y 1515.

Localización

Piazza di San Pietro in Vincoli.

Horario de visita

Todos los días de 8:00 a 12:30 y de 15:30 a 18:00 horas.

Precio

Entrada gratuita.

Transporte

En metro a la parada Cavour o Colosseo (B), en autobús (53, 75, 80, 85, 87, 117, 175, 186, 271, 571, 810, N2).