Capilla Sixtina

Sólo un genio como Miguel Ángel podría haber llevado una obra semejante. Sabemos que siempre esta lleno de gente, que hay que hacer fila, pero realmente vale la pena, al menos una vez en la vida contemplar esa maravilla.

En 1508, el papa Julio II encargó a Miguel Ángel la decoración de la Capilla Sixtina. El resultado fue una creación monumental que rompió los moldes del arte renacentista

Unos 4 años le llevaron a Miguel Anguel pintar los frescos de la Capilla Sixtina entre 1508 y 1512 y lo hizo solo, sin ayudantes, todo de su propia mano.

Pero no todo es creación de Miguel Angel, algunos de los artistas más importantes de la epoca también trabajaron en ella, como Botticelli, Perugino y Luca.




Que es la Capilla Sixtina?

Lo primero que hay que aclarar y que a veces genera dudas de parte de los visitantes, es que la Capilla Sixtina forma parte de los Museos Vaticanos.

No es posible visitar la Capilla Sixtina de forma independiente, salvo con algún permiso especial pero que sólo se concede en ocaciones especiales.

Visitar la Capìlla Sixtina

Cada año visitan La Capilla Sixtina unos seis millones de personas y que hay días en que se registran hasta 20.000 entradas.

Fuera de temporada alta hay menos aglomeración, aunque tengo que avisarte de que las colas son perennes y si llevas la entrada impresa tienes otro acceso y por lo tanto, te las saltarás. Y además, te darás el primer gustazo del día: avanzar a paso firme y ligero mientras dejas atrás una larga fila de gente esperando.

Consejos para la visita a la Capilla Sixtina

El enorme interés que despiertan los frescos y su elevado número de visitantes son una preocupación constante de los gestores del Museo, por lo que hay que cumplir todas y cada una de las normativas.

Muchos visitantes se sienten molestos cuando en hora punta los vigilantes les obligan a no detenerse y no pueden disfrutar con tranquilidad de la obra, pero lo que sucede es que se acumula mucha gente y puede haber problemas con la seguridad.

Si la visita a la Capilla Sixtina es algo completamente imprescindible para tí revisa bien los horarios y las fechas en que está abierta.

Puede haber días en que permanezca cerrada por alguna razón especial aunque el resto del museo esté abierto.




Normas de seguridad!

No está permitido hacer fotos y los vigilantes son muy estrictos en este punto.

Hay un acceso directo que comunica la Capilla Sixtina con la Basílica de San Pedro pero está previsto solo para visitas guiadas de grupos.

Si visitas el Museo de forma individual no puedes salir por ahí


Qué ver en la Capilla Sixtina

La Capilla no es demasiado grande. De hecho el techo ocupa 40 metros de largo y 13 de ancho.

La iconografía representada es muy variada destacando las imágenes del Libro del Génesis (con la célebre estampa de Dios tocando el dedo de Adán).

En el entramado verás también retratos de profetas, sibilas y escenas de la historia de Israel.

En total hay más de 300 figuras diferentes, muchas de las cuales presentan efectos en dos dimensiones ya que se aprovecha la arquitectura de la propia sala en lo que constituye una obra de pericia artística sin igual.

La visión en 3D de la web oficial del Vaticano
http://www.vatican.va/various/cappelle/sistina_vr/index.html

Los frescos de la Capilla Sixtina

El tamaño gigantesco de las figuras y la dificultad de aplicar la pintura en los techos curvos convierten este fresco en una creación excepcional. El propio artista comentó en sus escritos el dolor que le provocaba trabajar desde los andamios.

La parte central la componen una selección de escenas del Antiguo Testamento: La creación del mundo, La creación de Adán y Eva, El pecado original, El sacrificio de Noé, El Diluvio y, por último, La ebriedad de Noé, que representa la expresión más vil del ser humano contaminado por el pecado.

En ambos lados, conectando con los frescos de los muros laterales, aparecen representaciones de las Sibilas y los Profetas, que flanquean la bóveda como precursores de la llegada del Mesías. Los ángulos, ocupados por las pechinas, contienen escenas de los milagros de la salvación de Israel que prefiguran la venida de Cristo.

Frescos de la Capilla Sixtina
Frescos de la Capilla Sixtina

La creación de Adán

La creación de Adán es una de las escenas de los frescos de la bóveda de la capilla Sixtina pintados por Miguel Ángel entre 1508 y 1512 en los Palacios Vaticanos.

Creacion de Adan - Capilla Sixtina
La Creación de Adan

Cristo y la Virgen

Cristo, como juez supremo, aplaca con su gesto la agitación de su alrededor. Su rostro podría estar inspirado en la cabeza del Apolo del Belvedere, hoy en el Museo Pío-Clementino.

Cristo y la-virgen - Capilla Sixtina
Cristo y la Virgen

El Juicio Final

Sobre el altar mayor y con unas dimensiones grandiosas (13,7 por 12,2 metros) se encuentra la otra obra maestra de Miguel Ángel, El Juicio Final, que representa el Apocalipsis de San Juan.

Decorar el ábside ocupó a Miguel Ángel cinco años de su vida, desde 1536 hasta 1541. Fue un encargo del Clemente VII para cubrir los murales que existían hasta ese momento.

El Juicio Final
El Juicio Final

Algunos comentarios de visitantes

“Es increíble lo que puede hacer un artista. Recomiendo visitar con una visita guiada para interpretar los frescos del techo. Saliendo a la derecha se va directo a la Iglesia de San Pedro sin hacer filas (ojo, no está indicado). Si sales a la izquierda, recorres otras partes del museo del vaticano.”

“Espectacular, me quede embobado mirando la bóveda con los frescos pintados por Miguel Ángel. No parece que el techo sea una bóveda. Por los frescos parece que sea totalmente plano, increíble.”

“Repleta de arte y increibles obras que forran todo el edificio. Los grandes maestros dejaron su inigualable talento plasmado por todo el lugar. Suele haber muchisima gente y se suele ir siguiendo un recorrido marcado. La espera puede ser larga. A pesar de estos inconvenientes, tenéis que verlo.”

Citas sobre la Capilla Sixtina

Sin haber visto la Capilla Sixtina, uno no puede formarse una idea apreciable de lo que el ser humano es capaz de lograr”.  Johann Wolfgang von Goethe.

Los “secretos” de la Capilla Sixtina

  • Tiene las mismas dimensiones que el Templo de Salomón tal y como está descrito en el Antiguo Testamento.
  • La Capilla Sixtina conocida originalmente como Cappella Magna y dedicada a María Asunta en el cielo,toma su nombre del papa Sixto IV, quien ordenó su restauración entre el 1475 y 1481.
  • Es la capilla privada del Papa, considerada la más completa e importante de la “teología visiva, que es llamada Biblia pauperum (Biblia del pueblo)
  • Sus pinturas ocupan 1.100 metros cuadrados.
  • Hay un coro permanente, la Capilla Musical Pontificia, schola cantorum o escolanía de la Capilla Sixtina, para el que se han compuesto algunas piezas originales, siendo la más famosa el Miserere de Gregorio Allegri.
  • Para pintar la bóveda Miguel Ángel construyó su propio andamio, una plataforma de tablas de madera sujetas sobre soportes creados a partir de agujeros de las paredes, a la altura de las ventanas. Al contrario de lo que se cree, no tenía que tumbarse sobre el andamio para pintar, sino que pintaba de pie.
  • Hasta Miguel Ángel, la representación de Dios solía ser una mano apuntando hacia abajo a través de las nubes. En la Capilla Sixtina encontramos la primera reproducción de Dios con cuerpo musculoso y una larga barba blanca y similar al dios greco Júpiter.
  • Desde la construcción de la Capilla Sixtina hasta 1536, la pared del altar donde ahora está el Juicio Final contenía otros murales de la serie de las historias de Moisés y de Jesús. Estaban la Asunción, la Natividad de Cristo y el Descubrimiento de Moisés, del Perugino que lamentablemente Miguel Ángel tuvo que sacrificar lo que le valió numerosas críticas.
  • El Juicio Final está pintado de modo que se inclina ligeramente sobre el espectador en su parte alta, y está pensado así para que el fresco infunda temor y respeto al poder de Dios. A diferencia de los otros frescos de la capilla, las figuras son muy musculosas y parecen algo torturadas, incluso la Virgen María, en el centro junto a Cristo
  • Es una composición giratoria, de izquierda hacia arriba y luego bajando por la derecha: los que van a ser juzgados, suben por la izquierda, los justos, se quedan arriba, mientras que los condenados bajan por la derecha. hacia el infierno.
  • La figura central, la más importante es Cristo Juez, una figura joven, atlética y musculosa. Su mirada es dura, se dirige a su izquierda, en donde se hallan los torturadores. Estamos ante una representación de un “Cristo desconocido”, en el que ha desaparecido la bondad y la misericordia, dando paso al Cristo justiciero.

Mensajes ocultos en la Capilla Sixtina

1. Dios y el cerebro humano

6 mensajes ocultos de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina.
La figura de Dios parece representar la silueta de un cerebro humano.

En la parte central de la bóveda, es posible observar una representación de Dios rodeado de un manto rojo y multitud de ángeles.

No obstante, su contorno recuerda mucho al de un cerebro humano. Los investigadores creen que Miguel Ángel quiso representar la inteligencia suprema con la que Dios dotó a Adán y Eva.

2. Autorretrato

Para expresar la desgana con la que llevó a cabo el proyecto de la Capilla Sixtina, el artista creó un autorretrato de lo más simbólico.

En él, aparece San Bartolomé sosteniendo la piel de degollada de otro individuo. Este sería el propio Miguel Ángel, que aceptó a regañadientes el encargo del papa Julio II.

3. Ilusión óptica

El ‘Juicio Final’, también creado por el pintor italiano, fue ideado para simular una ilusión óptica en el ojo del espectador. A simple vista, parece que la obra se inclina ligeramente en su parte más elevada.

4. El juez del infierno

Biagio da Cesana fue uno de los hombres que más criticó la obra de Miguel Ángel. Sobre todo en lo referente a la cantidad de desnudos que aparecían en ella. El artista, como venganza, puso el rostro de Cesana en el cuerpo de Minos, el juez del infierno.

5. La glándula pineal

Otro detalle que no se encuentra al alcance de todos tiene que ver con la representación de Adán en la bóveda. En su imagen es posible apreciar la llamada glándula pineal, que aportaría un significado de lo más complejo.

6. Jesús no está encarnado en la capilla

Aunque parezca increíble, la figura de Jesucristo no está representada en la bóveda. El lugar que en un principio fue reservado para él, finalmente lo ocupó una curiosa combinación: el profeta judío Zacarías con el rostro del papa Julio II. Zacarías fue famoso por denunciar la corrupción y la falta de espiritualidad de los sacerdotes. Una elección que deja en evidencia los sentimientos de Miguel Ángel por el Vaticano.


 

Web

http://www.museivaticani.va/content/museivaticani.html